Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cómo mantener

el cuero como

nuevo

¿Cómo mantener el cuero como nuevo?

Autor: Natalia Romero.

Este material lujoso por su apariencia y aroma necesita de ciertos cuidados para mantenerse como nuevo. Los expertos afirman que el perfume y el contacto directo con el sol y el agua, son enemigos número uno del cuero.

1. La rutina de cuidar el cuero se concentra en sacarle el polvo una vez por semana con un paño limpio y seco.

2. Hay que evitar el contacto del agua con las Chaquetas de cuero, si esto sucede se debe dejar secar la chaqueta al aire libre y nunca secarlo al calor directo; Para prevenir decoloraciones, evitar el contacto directo con la luz del sol.

3. Si hay una mancha se debe limpiar con una solución de jabón líquido suave y un poco de agua tibia. Se sumerge un paño claro limpio teniendo cuidado de no empaparlo demasiado limpiando cuidadosamente el área manchada y en toda la superficie circundante.

4. Las chaquetas de cuero deben guardarse en un lugar fresco, y no en bolsas plásticas. La suciedad y el polvo trabajan como abrasivos en el cuero agrietando el material. Para su limpieza se puede utilizar una esponja suave seca.

5. Es importante probar el método de limpieza en un área oculta de la prenda primero para estar seguro de que el cuero lo resiste sin dañarse ni decolorarse. Puede que la mancha no desaparece inmediatamente, en la mayoría de los casos, el cuero la absorberá gradualmente con el paso del tiempo.

6. Las chaquetas en cuero de Gamuza sufren una vejez notable en la parte del cuello, ya que al contacto con el aceite natural de la piel se manchan, por eso es recomendable utilizar en lo posible camisas de cuello alto que protejan esta parte de la prensa.

7. El perfume es enemigo número uno de las prendas en cuero, el contacto de este con el material o incluso con su forro interno, produce a largo plazo agrietamientos en la prenda.

¿Cómo mantener el cuero como nuevo?

Autor: adobemac.

Una de mis prendas favoritas de vestir es mi chaqueta de cuero. La verdad es que este material es único para todo, incluso para la limpieza.

Es por ello que para que no te gastes el dinero en las tintorerías te vamos a recomendar unos trucos que hemos encontrado por internet.

Al parecer lo mejor para la limpieza de este tipo de prendas es mezclar una tapita de champú de bebe en un vaso de agua.

Para limpiar los bolsos nos recomiendan que con la mezcla que te hemos comentado vayas limpiando pequeñas secciones y con un trapo húmedo ir retirando los restos. Eso sí, no utilizar todo el rato la misma parte del trapo, ir usando poco a poco el trapo entero.

Para las zapatillas y zapatos de cuero te recomendamos hacerlo de manera similar, eso sí, para las zonas que estén más sucias utilizar un cepillo de dientes de cerdas blandas para que no se rocen.

Para las chaquetas de cuero lo que nos explican es algo diferente. Consiste en mezclar dos tapas de champú de bebe con tres vasos de agua tibia y sumergir la prenda. Cepillamos el cuello y los puños, ya que son las partes que más se suelen manchar.

No retuerzas ninguna zona de la chaqueta, simplemente presiona sobre ella y dejala secar boca abajo lo mas estirada que puedas encima de una superficie plana durante 24 horas. Si transcurrido el tiempo no se ha secado, puedes utilizar un secador de pelo para terminar de secarla.

Por cierto, ni se te ocurra exponer la chaqueta al sol… te quedas sin ella.

*****************************************************

¿Se acuerdan ustedes de esa chaqueta de cuero que tienen guardada en el olvido del armario? ¿La que hace mucho tiempo nos gustaba tanto, pero que con uno que otro descuido se convirtió en una pieza de museo, o mejor, de sótano? Esa, la misma, ¡ay, cómo la queríamos! ¿Recuerdan? Y lo mejor es que aún sigue ahí, no nos atrevemos a tirarla a la basura, ni a regalarla, es algo así como el cariño verdadero: Ni se compra, ni se vende.

Pero, ¿para qué tener una prenda tan bella guardada y olvidada? ¿No creen que ya es hora de sacarla de donde está y ponerla de nuevo en actividad? Yo creo que sí, para esto, acá vienen un par de tips que seguro van a valorar infinitamente y les van a servir para sacar de nuevo a relucir esa vieja chaqueta de cuero en la que tan bien nos veíamos, ¿quieren saber cómo? Bueno, miren esto:

¿Cómo recuperar y mantener en perfecto estado nuestras prendas de cuero?

Bueno, primero que todo, recuerden que el cuero debe de mantenerse, en lo posible, seco, si por algún motivo se llega a mojar, lo ideal es dejarlo secar naturalmente, nunca con calor, ya que éste lo endurece, si esto sucede, entonces, busquen tratar de suavizarlo poniendo glicerina, vaselina o lanolina, y haciendo un masaje prolongado.

A la hora de guardar la prenda, procuren no hacerlo en bolsas plásticas, sin embargo, es importante proteger el cuero del polvo, por lo que se debe de buscar un método alternativo al plástico, como una tela. De igual manera, debemos de recordar evitar ponernos perfumes cuando usamos una prenda de cuero, esto puede mancharlo, tal y como lo puede hacer el aceite natural de la piel, por lo cual, cuando usemos una chaqueta de éstas, es ideal tratar de llevar también una bufanda que separe el cuero de la piel del cuello.

Si su pieza de cuero llega a resquebrajarse, lo mejor es aplicar un poco de lanolina sobre el lugar afectado y, a la hora de limpiar, hacerlo con un pañuelo humedecido en agua y vinagre, en caso de que la prenda no esté manchada, si lo está –cosa que generalmente sucede a causa del moho-, traten de limpiar la mancha con esencia de trementina y, luego, limpien como de costumbre.

Por último, si quieren hacer brillar el cuero, después de hacer la limpieza acostumbrada, pongan un poco de laca para el pelo sobre la prenda y luego limpien.

Unos tips básicos y sencillos para mantener nuestra ropa de cuero en perfectas condiciones. ¿Qué dicen? ¿Se animan a sacar esa chaqueta del olvido? Anímense, seguro alguno de estos tips les ha de servir y, en caso de que no sea así, por lo menos ya sabrán qué cuidados tener para no volver a ver a una de sus favoritas en aquél feo rincón o, por lo menos, recuerden llevarla periódicamente a la lavandería, antes que sea demasiado tarde.